Aislamiento térmico y acústico

Aislamiento térmico y acústico

1. Aislamiento térmico

El aislamiento térmico de una vivienda es la capacidad que ésta tiene para retener el calor (en invierno) o el frío (en verano), que básicamente generamos mediante sistemas de calefacción y/o refrigeración.

Por mucho que invirtamos en un buen aparato de aire acondicionado o en un buen sistema de calefacción, de poco servirá si la casa no está bien aislada desde el punto de vista térmico.

Un buen aislamiento térmico mantiene la temperatura interior de la vivienda a un nivel óptimo y reduce hasta un 30% el consumo energético, ahorrando en calefacción y aire acondicionado

El aislamiento de una vivienda depende de varios factores, principalmente de la calidad del material y la técnica con la que están construidos los muros, techos y suelos, pero también tienen especial importancia los cerramientos, ventanas y puertas, que deben ser de aluminio con rotura de puente térmico (RPT) o PVC, siempre acompañado de un doble acristalamiento con aislamiento térmico reforzado para mantener la temperatura de nuestra vivienda.

Como observación, la capacidad de aislamiento térmico de una ventana se mide a través del valor “U” que mide el intercambio de temperatura que se produce entre exterior y el interior de la ventana ( W/m2K ). Cuanto menor es el valor “U” menor será el paso de energía entre ambas caras y por tanto mejor la capacidad aislante de la ventana.

2. Aislamiento acústico

El aislamiento acústico de una vivienda es la capacidad que tiene ésta de contrarrestar las fuentes de ruido procedentes del exterior.

La calidad del aislamiento acústico de nuestras ventanas es fundamental para lograr un hogar tranquilo y confortable. Un nivel inadecuado de aislamiento acústico en el hogar puede impedir nuestro correcto descanso y dar lugar a situaciones de estrés perjudiciales para la salud

El aislamiento acústico de una vivienda es la capacidad que tiene ésta de contrarrestar las fuentes de ruido procedentes del exterior.

3. Aspectos que influyen en el aislamiento térmico y acústico

El material:
El material con el que está construido el cerramiento influye decisivamente en la capacidad de aislamiento térmico y acústico. Los materiales que ofrecen mejor aislamiento son el PVC y el aluminio con rotura de puente térmico (RPT). Tanto el PVC, por tratarse de un material plástico, como el aluminio RPT, por la poliamida que separa el perfil interior del exterior, evitan la transmitancia de temperatura y sonido.

La apertura:
Una perfilería de calidad se caracteriza por su alto nivel de hermeticidad. Por norma general, las ventanas abatibles y oscilobatientes son más herméticas que las correderas. Esto se debe a que el sistema de cierre y bloqueo que presentan estas ventanas es por presión de las juntas de caucho entre la hoja y el marco, logrando una total estanqueidad al agua, al calor, al frío y al sonido.

El vidrio:
Las características del vidrio del cerramiento es fundamental para lograr un óptimo aislante térmico y acústico. Para lograr un buen aislamiento térmico, el uso de un doble o triple acristalamiento (vidrios de cámara) ayuda a conseguirlo, pero si se existe un alto requerimiento de aislamiento, se puede reforzar colocando en la cara exterior un vidrio con las cualidades de bajo emisivo y control solar como el vidrio Guardian Sun. 

En cuanto al aislamiento acústico, no necesariamente se emplean vidrios de cámara. Los vidrios con mejores cualidades acústicas son los vidrios laminares que se componen de dos vidrios unidos por una película plástica especial, ensambladas entre las dos hojas que, dependiendo del grosor del vidrio, reducen significativamente la percepción de sonido. Incluso dentro de la variedad de vidrios laminares, existen reforzados acústicamente como los laminados acústicos.

La instalación del doble acristalamiento, colocando un vidrio Guardian Sun en la cara exterior y un vidrio laminar acústico en la cara interior supone una excelente combinación de aislamiento tanto térmico como acústico.

A todo ello, si nuestra ventana tiene cámara de aire la inclusión de gas Argón en ella mejora el aislamiento tanto acústico como térmico.

La persiana:
Es un componente especialmente importante ya que es muy común que a través del cajón de la persiana se filtre gran cantidad de aire y ruido, incluso cuando la ventana sea de buena calidad. Una mala persiana, un cajón de persiana de mala calidad o una mala instalación puede arruinar todo el conjunto.

Cuando se trata de sistemas de persianas compacto (monoblock) los que mejor aíslan son los que están construidos por una doble pared de PVC, ya que el PVC es un material no transmisor ni de temperatura ni de sonido. Además existe un modelo de los cajón de doble pared de PVC que tiene la particularidad de que el diseño de la tapadera nos permite colocar un refuerzo de poliespan, para conseguir con ello un mayor aislamiento tanto térmico como acústico. Añadir que en sistemas compacto, es importante que el cajón de la persiana esté correctamente aislado y sellado a la ventana.

La instalación:
Igual de importante son los elementos que conforman las ventanas como la instalación de las mismas. Cuando se trata de reponer ventanas la mejor forma de hacerlo es mediante obra, arrancando por completo las ventanas antiguas y fijando las nuevas con espuma de poliuretano. La espuma de poliuretano es un excelente aislante que una vez se expanda rellena todos los huecos y grietas que puedan haber. También es importante sellar por la parte exterior la unión entre ventana y hueco de obra, que normalmente se realiza con masilla de poliuretano.

4. Vidrio doble o de cámara

En comparación al vidrio simple, el vidrio doble o de cámara, también llamado vidrio climalit, constituye un excelente aislante térmico y acústico, con ahorros que superan el 50%.

El vidrio doble está formado por dos vidrios (exterior e interior) separados entre sí por unos perfiles de aluminio anodizado, en cuyo interior lleva introducido una sustancia que absorbe la humedad del aire contenido con el fin de conseguir una cámara de aire seco. La cámara de aire reduce la transferencia de temperatura y mejora el aislamiento acústico.

Dentro de los vidrios dobles existen multitud de combinaciones, dependiendo del alojamiento que tengamos y de las necesidades del cliente, baja emisividad, control solar, aislamiento acústico, seguridad, etc.

Desde hace poco tiempo, para situaciones que requieren niveles de aislamiento muy superiores a las habituales existe el vidrio triple: se incorpora un tercer vidrio en el interior de modo que se generan dos cámaras de aire en vez de una.

cristal climalit

Vidrio doble o de cámara

5. Vidrio térmico (Bajo Emisivo)

El vidrio Bajo Emisivo es un producto cuya principal cualidad, es la de mejorar en gran escala la eficiencia energética de las ventanas. Los vidrios Bajo Emisivos minimizan la pérdida de calor de los edificios, debido a que reflejan parte de la energía emitida por los aparatos de calefacción y lo devuelven al ambiente interior.

El vidrio bajo emisivo se obtiene tras un proceso de pulverización de partículas de óxidos metálicos, principalmente de plata, sobre una de las caras del vidrio. Este revestimiento siempre se coloca en el interior del doble acristalamiento y confiere al vidrio de propiedades especiales de reflexión manteniendo su aspecto incoloro.

aislamiento térmico

Vidrio Bajo Emisivo

6. Vidrio térmico (Control Solar)

El vidrio de control solar es un vidrio doble térmicamente reforzado al que se le añade una fina capa transparente en una de sus láminas, de tal manera que, además de las funciones del doble vidrio, sin perjudicar la cantidad de luz reduce la cantidad de calor solar (energía de onda larga) que pasa del exterior al interior a través del vidrio.

El vidrio de control solar es incoloro y deja pasar el máximo de luz del día (energía de onda corta). Esto lo diferencia de los vidrios tintados o teñidos, que también sirven para controlar la transmisión de calor solar, pero tienen el inconveniente que reducen la luz y la visibilidad, y se calientan mucho por la elevada absorción del calor que experimentan.

Este tipo de vidrio es muy recomendable en países con veranos muy calurosos, ya que evita la sensación de agobio que produce el excesivo calor y reduce sustancialmente el gasto eléctrico en aire acondicionado.

El vidrio de control solar se puede combinar con otras funciones: baja emisividad, aislamiento acústico, y seguridad en caso de robo o vandalismo.

cristal_inteligente Guardian Sun

Vidrio Control Solar

7. Cristal inteligente Guardian Sun (bajo emisivo y control solar)

Guardian Sun es el vidrio de nueva generación de mejor aislamiento térmico del mercado. Se trata de un vidrio revestido por una fina capa metálica neutra con base de plata que se emplea en dobles acristalamientos y combina las propiedades de control solar y aislamiento térmico reforzado.

El cristal inteligente Guardian Sun permite ahorrar energía durante todo el año:

Control solar inteligente, que refleja la mayor parte de radiación solar que provoca el calentamiento en el interior de los edificios sin restringir el paso de luz, permitiendo ahorrar en aire acondicionado en verano.

Aislamiento térmico reforzado, que disminuye la transmitancia térmica tanto del interior al exterior en invierno (ahorrando en calefacción) como del exterior al interior en verano (ahorrando en aire acondicionado).

Guardian-Sun2

Cristal inteligente Guardian Sun

8. Rotura de puente térmico (RPT)

Un puente térmico es una zona donde se transmite más fácilmente el calor, por las características del material o por su espesor. Esto ocurre en las ventanas de vidrio aislante con marco de aluminio. El doble cristal es un aislante muy bueno, pero el aluminio es un metal conductor, y puede dejar escapar una pequeña parte de calor. Es por eso que en invierno pueden aparecer pequeñas gotas de agua condensada en los marcos de la ventana.

Para evitar esta transmisión de calor, se usa la rotura de puente térmico. Consiste en evitar que la cara interior y exterior tengan contacto entre sí, intercalando un mal conductor, con lo que se reducen mucho la pérdidas. Para las ventanas de aluminio suele utilizarse un perfil separador de plástico embutido en el propio perfil de aluminio que conforma la ventana.

El sistema de ‘rotura’ más utilizado para los cerramientos de aluminio son las varillas de poliamida 6.6 reforzadas con un 25% de fibra de vidrio. Éste es uno de los pocos productos termoplásticos autorizados por la normativa europea UNE-EN 14024.

La separación mediante el perfil de plástico también nos da la posibilidad de que el acabado interior y exterior del cerramiento pueda ser diferente, bicolor.

Detalle carpintería de aluminio con rotura de puente térmico

Detalle carpintería de aluminio con rotura de puente térmico

9. Cámara con gas Argón

El relleno de las cámaras con gases de menor conductividad térmica que el aire, como es el gas Argón, mejora notablemente las prestaciones de los vidrios tanto acústicamente como térmicamente. El llenado de las cámaras se realiza con un mecanismo que controla la cantidad de gas que se introduce garantizando casi el 99% de su llenado, a continuación se incorpora un tapón o válvula para un total cierre hermético.

Ir al principio de la página